Trabajar desde casa, lo bueno y lo malo

Trabajar desde casa

Trabajar desde casa está bien pero no es la panacea. Yo lo practico desde hace casi una década y, aunque lo considero una experiencia positiva, echo de menos las típicas situaciones que se dan trabajando en una oficina o establecimiento.

A continuación os daré mi opinión sobre el tema e intentaré transmitiros aquello que he vivido y aprendido en todo este tiempo trabajando por Internet.

Trabajar desde casa según Google

Antes de nada vamos a ver qué datos, relativos a 2018, nos da Google (Trends y AdWords) para la palabra clave «trabajar desde casa».

  • Se busca unas 35.000 veces al mes, solo en España.
  • Su pico de máximo interés fue a finales de septiembre.
  • Su interés, a final de año, está en tendencia negativa.
  • Murcia es la comunidad autónoma que más interés muestra. Asturias la que menos.

¿Qué nos dicen estos datos? o, mejor dicho, ¿qué lectura hago yo de ellos? Creo que la gente ve la posibilidad de trabajar desde casa por Internet como en su día se hacía con el sueño americano. Crear y vivir de un negocio propio es algo muy complicado. De verdad, mucho. El hecho de hacerlo desde casa, de que sea por Internet, no te facilita las cosas.

Internet está lleno de mentiras, gurús y humo. Seres humanos, sin humanidad, que intentan aprovecharse de las necesidades de los demás para lucrarse. Solo tienes que darte una vuelta por el buscador y verás a que me refiero. Desconfía, desconfía y desconfía.

Entonces ¿por qué trabajo desde casa?

Por necesidad y un poco de cabezonería. Cuando empecé a captar mis primeros clientes no tenía la capacidad de hacerlo de otra manera, era desde mi casa o nada. Así que opté por montar un negocio online. A día de hoy quizás lo haría de forma diferente. Compartir una oficina o un coworking son opciones válidas que no tuve en su día.

Ahora bien, creo que a otras personas pueden tener otras motivaciones para querer trabajar desde casa o por Internet. Ahí van algunas:

  • Ser tu propio jefe.
  • Libertad de horarios.
  • Necesidad de un trabajo.
  • Conciliación familiar.
  • Conseguir ingresos extra.

Hay que tener cautela con las afirmaciones anteriores, no todo es tan sencillo como puede parecer en un principio.

La parte fea, lo malo de trabajar en casa

No es fácil ser un nómada digital

¿Un qué? Un nómada digital, un profesional que hace uso de las nuevas tecnologías para desempañar un trabajo en remoto. Desde tu casa o de postureo en un Starbucks.

Mucha gente cree que por el hecho de no tener un empleo tradicional haces menos o directamente no trabajas. Pero es todo lo contrario. La jornada laboral no se termina cuando te vas para casa porque un nómada digital está siempre en su puesto de trabajo. Aunque estés de vacaciones en la otra punta del planeta. Tan triste como cierto.

Si no te pones un horario estás muerto

Todos estaremos de acuerdo en que una de las bondades de trabajar desde casa es precisamente no tener un horario fijo. Bien, una cosa es no tener un horario definido y otra muy diferente es directamente no tener horario. El no tener horario alguno puede llevarnos al más absoluto caos y hacernos poco productivos.

Intenta organizar diariamente tus tareas y programándolas como desees, pero siempre limitando el tiempo de ejecución de cada tarea. Es decir, a no ser que el deadline esté ahí mordiéndote el culo, pon siempre una hora límite para dejar de trabajar. De no ser así, corres el riesgo de acabar haciéndolo todo el día sin mas motivo que la falta de organización. Esta situación, prolongada en el tiempo, puede acabar consumiéndote.

Distracciones… distracciones everywhere

En cualquier hogar hay distracciones constantes que llaman a nuestra puerta continuamente. Desde poner la lavadora hasta a echarnos una partida a la videoconsola. Hay tiempo para todo siempre y cuando no interfiera con nuestra “jornada laboral”. De ahí la importancia del punto anterior.

Trabajar desde tu casa no significa poder hacer lo que te de la gana. Por ello es vital evitar todo aquello que pueda distraerte. Si es posible, utiliza una habitación a modo de oficina y ten solo lo esencial para desarrollar tus tareas diarias.

¿Dónde está el límite?

Hay personas que, como trabajas desde casa piensan que siempre estás disponible para cualquier cosa. En este punto podemos incluir clientes, amigos e incluso familiares. Asegúrate de que todos el mundo entienda que esto no es así y que tu casa es tu oficina. Haz esto desde el primer día, no lo dejes.

Falta relativa de contacto humano

No estar con mas gente de forma directa puede generar en nosotros una sensación de soledad. Cosas tan cotidianas como mantener una conversación o tomarse un café con un compañero se antojan difíciles al trabajar online desde casa.

Mucho ojo con el sedentarismo

Trabajar en casa, sentado en una silla delante de un ordenador durante muchas horas puede llevarnos directos al sedentarismo. Es normal que al final de una jornada laboral de 12 horas lo que menos nos apetece es salir a ningún sitio ni hacer nada más que tumbarnos en el sofá a ver la tele.

Mi consejo es que hagas pausas y salgas a dar un paseo, aunque sea para ir al supermercado a comprar el pan. Por supuesto, si puedes practicar algún tipo de deporte -fuera de casa- pues mejor que mejor. Aprovecha el hecho de trabajar desde tu casa para realizar otras tareas.

En mi caso, el hecho de adoptar a Kira (@kirathejack) me ha ayudado mucho en esta tarea, ya que me obliga a salir de casa varias veces al día.

No todo es negativo, lo bueno de trabajar en casa

Flexibilidad, sinónimo de libertad

Uno de los aspectos más positivos de trabajar desde casa es precisamente la sensación de libertad que esto nos produce. Nos permite disponer de relativa autonomía para decidir en qué mes nos queremos ir de vacaciones o realizar cualquier gestión como ir al banco, a la compra o al médico.

Por ejemplo hay gente que trabaja mejor por las noches y, muy probablemente, no tenga la oportunidad de hacerlo en una oficina al uso.  Trabajar en tu casa permite este tipo de licencias gracias a la libertad de la que os hablo.

Ahorro de tiempo y dinero

El simple hecho de ir a trabajar fuera de casa ya nos está costando dinero, a no ser que nuestra empresa nos pague las dietas, en gasolina u otro medio de transporte. Si tu trabajo es a jornada partida y no te llevas el tupper de casa o no tienes la posibilidad de ir a comer a tu casa tendrás que comer fuera con el gasto que ello supone.

Al final es como si estuviéramos pagando realizar nuestro trabajo. Sé que es una afirmación un tanto extrema, pero trabajar desde casa nos hace ahorrarnos esos pequeños gastos diarios que se hacen grandes a final de mes.

También ahorramos tiempo en desplazamientos, ya que nuestra oficina estará a unos metros de la cama. ¿Se te pegan las sábanas todas las mañanas? no hay problema ya que tu lugar de trabajo es tu casa.

El equilibrio entre la vida laboral y familiar

Otro parte positiva de trabajar desde casa es la posibilidad de buscar el equilibro entre la vida laboral y la vida familiar. Pasar más tiempo en casa nos permite tener más contacto con las personas que viven con nosotros.

En mi caso vivo en pareja, yo trabajo desde casa y ella fuera, y a día de hoy es una situación perfecta ya que podemos repartirnos los típicos quehaceres diarios sin miedo a que coincidamos trabajando a la misma hora y no podamos realizarlos.

El pijama y las zapatillas

¿WTF pijama? Sí, trabajar en pijama. No pienso que por llevar pijama le demos menos importancia a nuestro trabajo o que ello sea menos higiénico que estar vestido de calle.

No tener que vestirme para ponerme con el ordenador, para mi, sinónimo de comodidad. En mi caso, debido a Kira, ya me visto desde antes del desayuno ya que tengo que bajar a darle su primera paseo. Pero eso no significa que no haya tenido días de trabajar con el pijama puesto.

Quiero música

Al trabajar desde casa por Internet puedes pasarte el día escuchando los Greatest Hits de Justin Bieber a todo volumen sin que nadie lo sepa.

Aunque parezca una chorrada, para mi es esencial tener música puesta, sin auriculares, y no en todos los trabajos de oficina tendría la posibilidad de hacerlo.

Oportunidades laborales únicas

Es cierto que el hecho de focalizar tu actividad laboral en Internet te abre un abanico enorme de posibilidades. Puedes trabajar para cualquiera empresa del mundo desde el salón de tu casa.

Sin ir más lejos, Amazon busca a personas por todo el mundo que quieran trabajar online desde casa, de forma remota. Se llama ubicaciones virtuales y generalmente son puestos de atención al cliente a través de correo electrónico, un chat o teléfono.

Consideraciones finales

Es importante conocer las limitaciones de cada uno. Saber que no todo el mundo está capacitado para trabajar desde casa o crear un proyecto digital por sí solo. Es necesario ser constante y organizado, de no ser así podemos cometer el error de caer en la procrastinación para darnos cuenta más tarde de que esto no es lo nuestro.

En mi caso estoy relativamente cómodo trabajando desde mi casa ya que me siento dueño de mi propio tiempo. ¿Y tú? Dime en los comentarios si estás dispuesto a trabajar desde casa.

Imagen cedida por @viktorhanacek

2 pensamientos sobre “Trabajar desde casa, lo bueno y lo malo”

  1. JhosDie dice:

    Muy buen post, me estoy dando una idea de lo que es trabajar desde casa y con tu listado de PROS y CONTRAS me ampliaste el panorama una pregunta ¿Crees que trabajar desde casa como freelance es lo mismo que trabajar para una empresa mediante conexión remota? ya que en ambos se tiene un «jefe», un trabajo por terminar y aunque no tan flexible para una empresa, un horario que cumplir
    Salu2

    1. David dice:

      Hola JoshDie. Serían situaciones muy parecidas con pequeñas diferencias. En principio, un freelance organiza su tiempo como quiere y una empresa establecerá el suyo. En el caso de los clientes pasa algo parecido, un freelance puede «escoger» con que clientes trabajar mientras que en una empresa no podrás hacerlo. Digo en principio porque cada situación y empresa es diferente. Por lo demás los hábitos serían muy similares en ambas situaciones. Espero haberte ayudado. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *